La procedencia universitaria. ¿Un Mérito?

Se dice que un porcentaje de dirigentes del nuevo partido emergente está relacionado con la Universidad. Alguno hasta presume de ello. Vanidad infundada tratándose de una institución tan corrupta como otras. Mejor callarse.

Hace tiempo que la “universitas magistrorum et scholarium” ha dejado paso a un ente artrítico sin evolución positiva, donde hay presuntamente facultades más parecidas en su actividad a los gaztetxes o casal que a una universidad; donde la enseñanza es relativa, la investigación, depende de la voluntad individual y el debate en libertad, ni se conoce.

Es por lo que resultan difíciles de creer las soluciones políticas para un país que ofertan los teóricos procedentes de ella. Según se puede leer y escuchar en sus propios dislates televisivos son paleo propuestas extinguidas incluso donde, por desgracia, se pusieron en práctica.

¿Pueden creerse entonces soluciones que provienen de individuos que, casualmente, sus únicos cargos de responsabilidad son los del pesebre universitario? Caracterizado por el dirigismo, la endogamia y la intolerancia. No parece que la procedencia les confiera una praxis de gestión fiable.

Parece demostrado, presuntamente faltaría más, y no desmentidas de forma fehaciente por los implicados que sus gestiones empresariales y de las otras, fuera y en su ámbito natural, tienen cierto tufo de irregularidad que hace sospechar a los expertos.

El término gaztetxe-casal es un vocablo que viene a significar, “-centros ocupados por grupos civiles empeñados en labores culturales”. ¿Se orientan? , Pues eso. Aplicado a la universidad, lo mismo.

Alojan como aquellos colectivos variopintos, ocupas parciales, que van desde los juveniles inherentes de la institución a los talludos que la dirigen. Estos últimos, suelen ser paleo progres. Sin olvidar a sindicalistas con “black target” a tiempo parcial, movimientos reivindicativos “haeavy core steel”, y artistas subvencionados oprimidos naturalmente por el sistema capitalista,…

Amalgamados por una ideología transversal anti fascista pero con más tics de esta ideología que los que critican. Promovida por neo revolucionarios uniformados con camisas blancas remangadas y actitudes presuntamente semejantes a los que otrora las lucían pardas, negras o azules.

Se organizan en Consejos Asamblearios modernistas. Modelo pre-68, eso sí, sin grises, (los añoran). Su financiación es sencilla, subvenciones oficiales o de las cajas de resistencia al decir de las malas lenguas, creadas con tal fin.

La elección para cualquier cosa recae en el mismo y sus amigos. La discrepancia da paso a tildar de revisionista y fascista (palabra mágica de uso común en la tribu) a quien objete y a la normalización a su manera. Normalización que, de momento, no es como la romana imperial o la de los dictadores de la II gran guerra, alguno tan admirado en el grupo.

De las labores de propaganda se encarga el santón de turno y su camarilla hasta donde llegan sus posibilidades horarias de púlpito y presunto asesoramiento internacional, o en su defecto, voluntarios gratis total.

Decía J. L. Aranguren tiempo ha, que “lo mejor que podría hacerse con la Universidad era quemarla y construirla de nuevo”. Nunca las recomendaciones de los sabios son tenidas en cuenta y así nos cunde.

Del gaztetxe de estos, presuntamente animados por otros comisarios políticos siempre entusiasmados con la innovación y la modernidad implícita a las Brigadas Internacionales y al “No pasarán”, es donde surge la neo revolución.

Ignoran los ilustrados que desde la Grecia y Roma clásicas, la revolución siempre la han hecho las clases aristocráticas y burguesas, (las castas, como la de ellos). Nunca las proletarias, cuya misión única es poner la mano de obra, en este caso el voto, o ambas como es presumible ahora también.

De los miles de seguidores que tienen y usarán para sus fines sólo cabe decir en su beneficio que, con la desesperación actual de la sociedad es lógico y comprensible que se agarren para solucionar sus cuitas al clavo ardiendo de la verborrea demagógica.

En el gaztetxe donde habitaban hasta ahora, (alguno pasará a los palacetes oficiales con mucho gusto); se dice que se permite fumar. Que la maría es la encargada de aromatizar los pasillos. Lógico así la ortodoxia revolucionaria que se respira tiene tanto fundamento ideológico como colocón risueño.Fumar o no fumar es lo de menos. De lo que se trata es de vulnerar de ser cierta, la ley. Y vulnerar la ley en aspectos como este es prioritario como modelo de aprendizaje. Todo por la anarquía. Y ojo con quién discrepe.

Al parecer se permite también, según muestra internet, cualquier pintada, cartelada o demostración de animadversión contra las opiniones ajenas a la oficial del antro, que no es otra que la del “republicanismo” exacerbado. (Lo cual como opción política podría ser justificable).

Pero resulta difícil creer que, con el omnipresente gora, gora; el askatu, “el pueblo unido…”, la lucha obrera, el Che pibe, y el canto de la Internacional a ritmo de zumba etílica, pasito p´alante, pasito p´atrás, pueda pensarse en algo políticamente razonable y, sobre todo, votable.

Qué bien suena lo de lucha obrera en boca de señoritos. Por eso, son poco creíbles a pesar de la palabrería retórica que acostumbran, de los medios y los corifeos on-line de sus redes clientelares.

El modelo social que proponen, deducible a partir de sus manifestaciones en las TV que controlan y en los videos que ellos mismos editan, es un modelo actual, avanzado y, sobre todo, dinámico en cualquier parte del mundo civilizado, comparen los países que idealizan y lo comprenderán sin más.

Sin olvidar a aquellos otros de amplia solera democrática y comandante geriátrico o momificado. Cuyo régimen está a punto de inventar la “COCA”, acrónimo del COmunismo-CApitalista. Modelo basado en el control estatal del libre mercado.

La conversión de la universidad en vertedero gracias a la presunta colaboración de todos estos es una realidad que precisa para su recuperación de los métodos expeditivos que preconizaba en el siglo pasado el Dr. Aranguren.

Vienen a redimir un país cuando han transformado su casa en lo que es, y donde podrían haber hecho las prácticas reformadoras que suscriben. Es fácil pensar y suponer las consecuencias si, por casualidad, tocan poder. En su programa electoral, y es ironía, ya que llevan un año sin presentar nada coherente, sólo borradores; no esperen encontrar interés alguno por la limpieza de su casa; por llevarla a los puestos altos de los rankings de las universidades del mundo, por la posibilidad de debate sin grupos de presión en camisa remangada boicoteando charlas de políticos. No, no lo esperen.

Ni nada sobre la competencia del profesorado, ni sobre la eliminación de la selección digital, ni de la lectura de tesis sin el clásico 3.2 a favor, cuando no 5.0 descarado con “cum laude” asegurado. No lo verán. Prefieren seguir con el clientelismo, el compadreo, la endogamia, la corruptela del amiguismo para sus prebendas; las clases paupérrimas con gracieta adoctrinadora amparada en la libertad de cátedra, etcétera.

Por lo que se concluye que por su procedencia no puede esperarse nada bueno. Están suficientemente entrenados en el quilombo como para tener en cuenta sus afanes reformadores. Purpurados contabilicen un voto menos.

 

Published in: on febrero 25, 2015 at 17:15  Dejar un comentario  

Éramos Pocos…

Se incrementa la lista de pedigüeños del voto con la aparición en escena de los purpurados. Nueva congregación de salva patrias a la busca del voto perdido. Lo necesitan, ¿a cambio de qué?

El nuevo grupo es partidario de las T.I.C, tecnologías de la información y comunicación para sus convocatorias, aún así los encuentras en los sitios más insospechados, incluso en actividades donde ni estaban invitados ni se les esperaba, haciendo (o intentándolo) proselitismo. Motivo y razón de más para que ya que se toman la libertad de abordar al personal, éste pueda expresarles, haciendo uso de la suya, lo que piensa de ellos.

La procedencia de los dirigentes desde la facultad de C.C. Políticas de la Complutense les permitirá llegar pensar en la aseveración que dice que: “los científicos, (aunque sean politólogos, puede añadirse), cuanta más información manejan más se cuestionan su entorno…”.

Pues eso. A medida que la información fluye acerca de sus actividades individuales y colectivas, mayor es o debería ser la expansión del Universo votante del big-bang populista que representan. ¿Es quizás por ello por lo que necesitan elecciones ya?

Antes de seguir, dada la tendencia obsesiva de los púrpuras a calificar a todo el mundo habría que puntualizar que, hay mucha gente que no es casta, ni pertenece ni ha pertenecido nunca a ella. Ni pertenecerán a la que vds., presuntamente representan. Ni ha manejado nada, ni siquiera asesora gobiernos, ni oprime al pueblo, ni es capitalista ni empresario a tiempo parcial como otros. Sí, lo contrario. El único carnet es de identidad, el de algún club de futbol y el bono metro.

Volviendo al meollo. Es evidente que algo habrá que hacer con los partidos corruptos, lo mismo que con la banca, los sindicatos obreros, con la/su universidad, y la mayoría de instituciones del país de la primera a la última, no menos corruptas. Por aquello de la curiosidad científica apuntada ¿Es limpio el suyo Srs. Purpurados? Hay dudas en el entorno. ¿Pueden aclararlas?

En España es secular que todo el mundo culpe a alguien de los males nacionales, los púrpuras no podrían ser menos, pero nadie se mira el ombligo de sus responsabilidades. ¿Serán estos capaces? Es la pregunta. No es de prever vistas sus andanzas.

Los partidos tradicionales están obsoletos, confundidos en sus corruptelas, agotados en sus ideas. Este aparece camuflado tras un buenismo sospechoso, nauseabundo, dispuesto a acabar con los males que nos afligen y de llevarnos al regeneracionismo político ideal. Veremos. Puro Carnaval.

La mayoría de las siglas, con excepciones evidentes (UPD, Ciudadanos, Vox, quizás alguno más, de momento), están contaminadas; se presentaron como muy legales, honrados, afanados en salvar del dolor a todo el mundo, para que algunos acabaran afanando a espuertas para solventar su miserable futuro.

Albergan una patulea de arribistas políticos, “vulgares chorizos”, unos condenados en firme y otros presuntos y, en algunos casos, gentuza de peor jaez, y que a su pesar, les llevan a la desaparición o al ostracismo, a pesar de que intenten procesos de lavado de imagen y de desinfección profunda. ¿Están vds., limpios de esa gentuza?

Conociendo la idiosincrasia española, sería bastante fácil colegir por donde van a ir los tiros. Ya hay suficientes presuntas actitudes negativas que lo corrobora. ¿O acaso, se puede pensar que con la bibliografía en prensa que hay los aspirantes al escaño nacional, comunitario o local, van a ser diferentes a los clásicos?

Precisan para funcionar de un enemigo común necesario para fundamentar su ideario, la casta. Todo el mundo es casta. Sin preguntarse si ellos pertenecen a ella. Todo apunta a que lo son presuntamente, y además, rancia. Morucha. Tienen tics como para no dudarlo.

Desde las ondas inundan de soflamas el éter. Necesitan tu voto, pero no dicen para qué, ni qué harán con él. Ni hay programa, ni forma de contrastar las ideas con el resto de los partidos, que al menos dan la cara y dicen qué van a hacer, (algunos después se desdicen).

De eso huyen. Sólo bla, bla, bla…  y el “si se puede” como mantra continuo venga a cuento o no. ¿Para cuándo el contraste de ideas políticas con soluciones de gobierno lógicas Sr Secretario General de la Cosa? De momento no parece.

Bien es cierto que con tanto parloteo es fácil percatarse en sus propias grabaciones de sus incongruencias. Léanlas y escúchenlas no se priven. Para eso esta you tube y los podcast. Verán dónde apunta el ideólogo.

Luego en público y para abrir el espectro de posibles votantes incluso las desmienten. Si no tienes nada que decir dice el proverbio, cállate. ¿Mienten presuntamente? ¿O lo son compulsivos, presuntamente?

Si le añadimos la colaboración gratuita de periodistas y opinadores afines dándoles agua y a la idiotez congénita de Gobierno y oposición, el crecimiento del grupúsculo parece asegurado. Traca valenciana. ¿Después qué?

Ya que piden el voto sin ofertar política lógica a cambio, aprovecharemos para justificarles en lo sucesivo porque no van a contar con él en sus aventuras políticas. Vds. Hagan lo que quieran, es su libertad y su derecho.

Y no lo tendrán por diversas razones tan subjetivas como quieran, entre las que destacan: – Su procedencia, por la presunta indecencia de las actitudes de sus dirigentes y por la ambigüedad falsaria de su programa, de momento sólo el hipotético que circula por ahí.

Published in: on febrero 13, 2015 at 17:04  Dejar un comentario  

De alborotos, grescas, escándalos y cuitas varias.

En este país; cuya trayectoria social va de escándalo en escándalo, de corrupción en corrupción, donde los presuntos cleptómanos oficiales abundan hasta constituirse en plaga; no pasa un día sin que salte el enésimo. No hay penúltimo, lo que significaría que tras la bufonada del señor Más se acabarían los alborotos y las grescas. La Ʃ (n+1) tiende al infinito.  La que nos ocupa hoy es la del caso Bankia.

Como todos saben, Esta caja, entre muchas más dedicadas al ahorro, ha estado “estafando presuntamente” a los ahorradores, ora con opciones preferentes ora con deuda subordinada, ora con bicocas beneficiosas para los capos de la cosa, más suya que nostra. Las prácticas llevadas a cabo por determinados dirigentes dejan a la marca neoyorkina “cosa nostra” en meros aprendices comparando con los magnates carpetovetónicos, de lo que se llama eufemísticamente ingeniería financiera.

En mi entorno conocido ha habido algún intento de timo, felizmente abortado con una caja periférica; algún día nos contarán como ésta dirigida en su tiempo por un pianista amateur de pies planos, meritorio de y para la dirección financiera post ministerial, entre en la trena con sus acólitos, por su “óptima” actuación.

No sólo en cajas periféricas, también el saqueo es centralistas, (pobre Padre Piquer si se enterara de lo que han hecho de su obra). En este caso, afortunadamente fueron cortadas de raíz ante propuestas ridículas de una directora de sucursal que pretendía ofertar a personas de más de noventa años una “preferencia” oportuna a sus ahorros de toda la vida, y que es de suponer que no dormirá tranquila por su gestión.

Por estas razones y porque ofenden a la inteligencia con sus declaraciones, es por lo que se dedica una reflexión terapéutica a los presuntos golfos de la entidad del oso verde, al que incluso, le hubieran robado el madroño si lo hubiera tenido.

Pasmado nos quedamos los españolitos de a pie cuando ven a todos estos presuntos trincones hacer declaraciones como las que hacen. Parece mentira, pero atendiendo a sus soflamas, hemos estado gobernados por presuntos gilipollas. En consecuencia, así nos cunde.

Lo mismo da que el tal haya sido no se sabe qué del FMI, ministro del ramo, vicepresidente estatal. Que sea catedrático de Economía aplicada por esos campus de Bankia; Sindico de faltriquera y puño en alto en minas del norte; director financiero con no se sabe cuántos másteres en mangancia; que secretario general del foro de la Unión de Gente Trapacera (UGT) o agregado económico de CCOO, (Cuenta Cuartos y Óbolos Organizados). Da igual.

Les sueltan una tarjeta negra; la famosa “Black tarjet”, que suena mejor que la Francisca, o Paca, más opaca que el tizón de aquel, como dice el chiste; para uso indiscriminado del dinero que todos los españoles estamos pagando para ayudar a reflotar  a la Cajabanco  verde, o pistacho; y los presuntos gilipollas dicen “que no han hecho uso indebido de ella”. Que todo se ajusta a la legalidad más evidente. Y vigente, se supone. Que ellos no sabían. Que creían que tal, que les habían dicho que cual, que así  era el sistema. Que me lo llevo por guapos y por consejeros. Cojonudo.

Lean cualquiera de las declaraciones de los pájaros de rapiña y se darán cuenta de cómo son los carroñeros. Cada cual es más fino que el anterior. Con su sutileza dialéctica pretenden dar toques metafísicos al razonamiento. “Lo vamos a devolver en el convencimiento que no hemos hecho nada ilegal”. Chúpate esa. Ahora van de “sponsores” de cajas rescatadas. Acabarán formando el CLUB de FILANTROPOS DE BANKIA. Vamos a devolverlo, porque somos generosos, y vds mal pensados.

Habíamos quedado que los presuntos gilipollas son ellos, no nos tratéis como tales que no cuela. Teniendo en cuenta como está el patio, acogeos como mejor sugerencia en este país a lo que decía la “dona” de la presunta banda cauatribarrada “tranquilo Jordi que esto se olvida”. Esperemos que no por el bien de todos. Ni esto, ni lo del Jordi, ni lo que venga, se olvide.

Volviendo al meollo, los más inteligentes hacen un mutis por el foro y tratan de camuflarse con el entorno a ver si escampa el vendaval. Otros encima, van y siguen con el trino. Son declaraciones de acémilas que llevan a recordar las que hacían en un pasado reciente. Como aquel consejero comisionista que cuando ya gozaba de privilegios tan negros como su estampa, tropecientos mil euros decían que ingresaba por la “jeró” , en los verdes pastos de la caja, iba dando clases de ética y moral en las tribunas que organizaba sin ánimo de lucro en el entorno del 15-M o del 1-M.

Este, en lugar de callarse sigue soltando perlas cultivadas. Comparando aquel: “váyase a su puta casa” referidas al Agobernador del Banco de España, se le podría preguntar y usted a la suya, sin saber si es puta o no, ¿Cuándo? ¿O seguirá con sus actividades en la sombra? Decía sobre el mismo personaje «Pasará a la historia como el gobernador más inútil que ha tenido la democracia española y el continente europeo». Jo, tronco, si deberías estarle agradecido, si hubiera gobernado como mandan los cánones, otro gallo nos cantara, a todos, con él vosotros contentos deberíais estar.

Hay que tener hocicolabiosbocajetabezo, vamos morro, para ponerse detrás de la pancarta con aquello de “no hay pan para tanto chorizo”, estando donde estaba y haciendo lo que presuntamente hacía, parece que el director de la panificadora es él. Ahora en baja forma. Esperemos. Un lazarillo mucho más peligroso que los clásicos Lazarillos, Buscón o Guzmán de Alfarache, y que harían las delicias de don Francisco o de Mateo Alemán, cinco siglos antes. Y así sucesivamente.

Pero como son de verbo fácil, tanto mitin y discursos oficiales es lo que tiene, ahora salen con que a ellos les dijeron que la tarjeta pirata era “para los gastos que se pudieran generar en relación con esa actividad”, ya sea sindical, laboral, de cabildeo, etc.

Pues claro joder, no hay más que pasarse por el listado que publica El País con los gastos que han hecho semejantes consejeros Pásense y vean: http://elpais.com/especiales/2014/tarjetas-opacas-caja-madrid/

Prácticamente todos los días comen de restaurante con preferencia a los de “high cost”, que el “lost cost” es para el proletariado y para cuando los barandas del sindico se ponen la pana, cogemos el perro y la flauta y le damos al bocata de calamares de la Plaza Mayor.

Los de cuna, por tradición van a los cinco tenedores y tres estrellas gordinflin, los otros, los pobres con aspiraciones de primera división estable están en una dualidad permanente entre  Jekyll y mister Hyde; les resulta difícil la ubicación y deben estar en conflicto. No me digan que es fácil señalar la frontera entre el elitista consejo de administración de Bankia de cuchipanda en Zalacaín o Horcher, con cubertería de azul turquesa y oro, y transformarse para los festivales de embutido frito entre hatillos de pana y pancarta, sobre todo para alguien que no sea un especialista.

Lo que les digo, un problemón psicológico por aquello de la adaptación darwiniana. Por eso, algunos gastos de la “black” habrán ido, es un suponer, al psicólogo. Busquen en los gastos y verán la cantidad de clínicas especializadas visitadas.

Decíamos perlas, como considerar “haber hecho uso de la tarjeta dentro de la más absoluta legalidad”. Que todos han hecho «un uso de tarjeta razonable y razonado como consejero de Caja Madrid». Vamos a ver, es que vds no reciben de su caja una tarjeta para su uso indiscriminado y sin declarar a Hacienda todos los años. Pues entonces. Si no es así, solicítenla. Ellos también, absolutamente legal. Sin discusión.

O esta otra “jamás han utilizado la tarjeta para sacar dinero en efectivo de cajeros o de oficinas bancarias”. Miren en eso tienen razón, el problema es que no puntualizan si la cuenta de la saca es la suya o la suya. (No hay error de transcripción en el suya/suya).

Dado que estamos hartos de toda esta patulea de presuntos ladrones, sería conveniente que don Tancredo moviera ficha y ordenara al baranda de Hacienda, una inspección fiscal, independiente de la judicial y a la vez, para que se  investigue todas las cuentas de estos presuntos mangutas. Sus donaciones, sus aportaciones, sus trenes de vida, sus casoplones, sus coches, yates y demás familia. ¡Ah! y, que no se les olvide. Que devuelvan hasta el último céntimo de euro extraviado. Además cuanto antes mejor.

PD: Terminar el desahogo anterior y surgir otro ha sido una. Ahora no se sabe cuántos vicepresidentes de acá o de allá, y alcaldes repartidos por toda España se han convertido en presuntos. No sé sabe si de la guerra u operación Púnica, o de si Anibal ha vuelto a Cartago Nova. La leche.

Published in: on octubre 27, 2014 at 17:45  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

Reflexiones de un ignorante en el Auditorio Nacional de Música. I.

No sé a ciencia cierta cuáles son las razones que justifican que el público no especialmente el melómano, se abone a los ciclos musicales. Sé las personales. Y entre ellas, sobre todo, aprender de un arte en el que era y sigo siendo un profano en el amplio sentido de la palabra.

Se presupone que la música culta, (lo mismo el rock and roll y otros estilos musicales), podría sugerir un estado de ánimo positivo que permitiera hacer más agradable la vida, a la vez que, poco a poco, posibilitaría el aprendizaje.

Ahora, después de varios años de asistencia ininterrumpida a los conciertos, me asaltan las dudas por diversas razones. En el título ya dejaba claro el planteamiento inicial de las reflexiones, ignorancia absoluta, lo cual debe resultar significativo para entender lo que sigue. Espero por ello, que la confesión de ignorancia evite nadie se sienta aludido en lo que esta opinión pudiera tener de crítica en varios sentidos: -en el de la programación en sí misma, en el de los contenidos de los múltiples estrenos, dejando para otra ocasión la de los programas de mano y sus hipotéticos comentarios al uso.

Suponía que la programación de los ciclos musicales abarcaría tanto una amplia gama de estilos, tiempos, momentos y autores como de temática. Desde el punto de vista de los tiempos y momentos, de los autores, la selección quizás sea oportuna. Sin embargo, se observa, quizás de modo subjetivo, una tendencia a la repetición temática que llega o está cerca de la saturación; es el caso de la interpretación año tras año, de Réquiems, de Misa de, y de Stabat Mater.

Ya sean Réquiem clásicos, ortodoxos, como las innovaciones sobre el mismo tema que se ubican entre el clasicismo y la fusión con la poesía del siglo XX, como el que inauguró la temporada 2014-2015, War Réquiem, de B. Britten, preludiada por otra obra de idéntico corte como programación completa y única del día.

Ignoro cuáles son los intereses del público, pero para algunos, con tanta tristeza, lamentos, pena, muerte, resurrección, esperanza frustrada o falta de ella, más que conseguir un objetivo primero de distracción, de alegría, se acaba con el espíritu compungido.

Si bien el programa facilitado a la entrada habla respecto a dichas obras de “alivar algo de ese dolor congénito que sacude a todo ciudadano del mundo en estas primeras décadas del siglo XXI”, lo que consiguen, dado que “a priori” no existe dolor congénito, es provocar un dolor adquirido, no innato, insufrible. Es de esperar que la afirmación programática en algún caso para las diferentes sensibilidades, se consiga.

Seguramente la programación tenga unas pautas y directrices por cumplir que quizás la lleve a conseguir los objetivo que se propone; pero sin la menor duda, hay variedad de obras en todos los tiempos mucho más alegres que sirvieran, entre otras cosas, para atraer al público profano a la música.

Por otro lado, algunas obras, de estreno exclusivo, parece que se cuelan en la programación aprovechando la benevolencia de un público amable, incapaz de manifestar su opinión crítica en un teórico templo de la cultura cuya solemnidad nos empequeñece ante la duda de que nuestros conocimientos estén a la altura de la comprensión de la obra interpretada.

En otros escenarios y sin la parafernalia que se respira en este, las muestras disconformes hubieran sido, posiblemente, no solo sonoras. Por ello, es de suponer el divorcio existente en ocasiones entre los gustos de los espectadores y las obras, a pesar de los aplausos ocasionales, mayoritariamente forzados por las circunstancias.

Divorcio que, previa documentación mínima a vuela pluma en los prólogos de los conciertos, algunos alivian en otros menesteres más productivos durante la interpretación de la orquesta, como es la lectura en los cómodos sillones de los pasillos o recorriendo las exposiciones cuando las hay. Otros, evitando la asistencia.

En definitiva y a modo de reflexión final. Acaso: ¿no sería conveniente una revisión profunda de la programación?, al menos para los años sucesivos. ¿No serían bien aceptadas las obras de corte alegre que dinamicen los ciclos y atraigan a la gente joven? Los estrenos ¿tienen en su mayoría la calidad exigida? ¿Tiene que haber prácticamente un estreno por cada sesión?

Published in: on octubre 4, 2014 at 10:10  Dejar un comentario  

Una de ciclistas urbanos.

Que las bicicletas son para el verano es una afirmación absolutamente cierta. Si al buen tiempo de esta época que, sin duda, invita a su uso, le añadimos la creciente afición al velocípedo,  la neo cultura de las dos ruedas propiciada por la administración y la estupidez congénita de la gente, es más que probable que, de ahora en adelante tengamos un excelente “maremagnun” del que nos va a costar salir.

Salida que, por otro lado, va a hacerse en la mayoría de los casos por la peor vía posible, la traumática. Si no al tiempo. No debe olvidarse que el porcentaje de accidentes en los que semana tras semana se ven implicados los ciclistas como víctimas directas es tan elevado que debería darle vergüenza a la administración nacional, comunitaria, municipal y otras múltiples derivadas, como para fomentar una idea sin antes resolver otra planteada, como es la educación vial tanto de conductores y viandantes como de ciclistas.

Lógicamente, el problema se acrecienta en las grandes ciudades, por número de practicantes y por el tráfico, y en especial en aquellas con una orografía especial, como bien podría ser Madrid.

Desde hace tiempo todos los ediles madrileños han abogado por lo mismo. Desde aquel docto y cultísimo elegido por el pueblo como debe ser, bien es verdad que dio más publicidad a las hierbas de todo tipo que a las dos ruedas, hasta al alcalde de rebote porque me toca, que también los hay. Todos con la bici a cuestas.

El penúltimo; ahora empeñado en otras labores como es la de ir preparando indultos en verano y con alevosía no vaya a ser que el personal se mosque y arme la de dios en otoño, que como se sabe es una época dada al calentón aunque empiece a hacer frío; se propuso dotar a la capital de los correspondientes carriles bicis para “facilitar” la circulación en la villa y corte. Uno circular, otros radiales, ciclables según su nomenclatura y sin ciclar. De todo tipo

Excelente idea, jaleada en unos casos por los aficionados a las dos ruedas que les permitía “hacer piernas” en un kilometraje más que aceptable, del orden de unos 70 km aproximadamente en la circunvalación capitalina.

En otros, asumida como necesaria e imprescindible por los preocupados por el medio ambiente. Un modelo de persona ávida de un instrumento que les permitiera en conciencia colaborar en arreglar los problemas del medio ambiente atmosférico global a través de su participación individual en el medio local. Excelente hasta ahí.

Los primeros hace tiempo que abandonaron el carril de circunvalación por varias razones lógicas; la primera, porque para disfrutar de la vía con sus fines era conveniente hacerlo a primerísimas horas de la mañana, hasta ahí sin problemas, ya que a partir de una determinado momento el carril bici puede convertirse en pista de atletismo, en el lugar de paseo de los abuelos capitalinos, y en este caso la problemática se complica por simple incapacidad de comprensión intergeneracional, que en buena lógica diría que el carril bici es para la bici y la acera adosada a él para el paseo. Pintadas y todo como están ambas delimitaciones. Pero que si quieres arroz…

Los viandantes si se te ocurre una sugerencia en ése sentido dicen que pagan sus impuestos como todos y van por donde les sale del níspero, es decir mayormente por el carril bici. Lo mismo pasa en el carril universitario, donde los estudiantes que no van en bicicleta ocupan el carril bici camino de sus facultades, escuelas y sus las clases, obligando a los otros a parar para no llevarse las carpetas y los móviles de montera o a salirse a la acera. Chúpate esa alcalde/sa, el mundo al revés.

Y por último, porque el excelentísimo señor edil/a de la cosa, se olvidan que el mantenimiento de las obras públicas, carril bici incluido, es preciso realizarlo periódicamente y no sólo en los momentos excepcionales, como cuando los evaluadores de los fallidos megaproyectos olímpicos se acercaban a la capital a lo suyo, es decir a comer y beber gratis por el morro a costa de los gatos originales y asimilados, es decir, de los madrileños y españoles todos.

El carril bici loado por los munícipes del utilitario Auditanto con cristales tintados, el que va a favorecer la salud de los madrileños es una auténtica gymcana en determinadas zonas. Como siempre.

Ahora bien, la maravillosa idea de ir en bici por la ciudad ha calado tanto, ya saben aquello de los valores que trasmite, que si la salud del personal, el colesterol del bueno, el feo y el malo, la diabetes o “diabetis” manque pierda de aquella ministra de infausto recuerdo, la capacidad respiratoria restablecida, las ventajas sobre el masificado tráfico, el cambio climático global, su p. m, etcétera; que el personal se ha lanzado a la vorágine de gastar cubierta a golpe de pedal.

Es entonces cuando surge una nueva troupe de ciclistas no tan al uso como los que la consumen habitualmente, digamos por decir algo, los que hacen algunos miles de kms. al año, es decir los habituales de la bici.

El primero es el papa o mama que tanto monta, que pretende circular por Madrid y por los alrededores en bici y con trasportín. para sus retoños. Uno o dos, uno detrás y otro delante del manillar, los que se tercien. Fabulosos ellos. A la moda guay y con glamour.

Se les puede ver, a modo de ejemplo, por la Plaza de Cibeles; una plaza que, como todos vds., saben, (ironía), aislada, de extrarradio, sin apenas tráfico, de visibilidad exquisita; cruzando con sus bicis tan ufanos, henchidos de orgullo del que se sabe colaborador ambiental que gracias a su esfuerzo está disminuyendo la emisión de gases invernadero a la atmósfera para evitar el cambio climático. Ole actitud cívica, la suya. Que vayan solos, cojonudo, con niño detrás, delante, en ambos casos o con cesta rodadora detrás, da grima por mucho casco que les pongan. Ellos/as normalmente van sin él.

¿Qué culpa tienen los niños de la gilipollez congénita de sus padres en una sociedad donde se ha dado y se da tanta importancia al coche particular (y al oficial) como para que estos sean los putos amos de la calle? ¿Cuántos anuncios hay de bicicletas en la tele?

En ocasiones, los ciclo ecologistas van por calles, no menos periféricas del mismo centro capitalino, con el churumbel dormido en su sillita, desmadejado, con la cabecita asomando por un lateral del culo de su progenitor/a, que ya dirán vds, que como visión turística infantil para el conocimiento de su ciudad parece que deja mucho que desear. Vamos digo yo.

 ¡Ah¡ Y para más inri estos émulos de contador en versión urbana van soltando una mano del manillar para enderezar la cabeza y el cuerpecillo de  la criatura no lo vayan a perder y después como le cuentan a la mamá  que han perdido al niño. Alguno hasta tiene prisa por la duración de los semáforos y ya se pueden imaginar lo que hacen.

Otros son los ejecutivos de segunda división; (los de primera además del todoterreno o tractor urbanita para el invierno tienen moto para el verano cuando se dedican eso sí, con traje, a hacer eslalon entre los coches). Vivan los marquez de E. Tucci; que aprovechan la multitud de bicis electrónicas que la Sra alcaldesa ha tenido a bien poner por toda la capital a tanto la vuelta y ya veremos dónde está el negocio. Estos, también con traje pero sin casco, la recomendación de usarlo por parte de tráfico parece que tiene excepciones. Si señor, con dos bemoles.

Decía que los ejecutivos van ahora en bici de gestión en gestión, como los turistas de monumento en monumento, aunque estos en pelotón, como buenos turistas.

Sin comentarios sobre los carriles bici a contramano del tráfico como ocurre entre Sevilla y la Puerta de Alcalá. Separados por un mini resalte alternante a tramos a modo de aviso, prácticamente invisible para los conductores. Aparentemente diseñado por el propio Hannibal Lecter, sin duda, o su cuñado en el ayuntamiento. Al fin y al cabo la funeraria también es negocio en alza.

La asunción por parte del madrileño de la bicicleta como mecanismo de transporte; ya aplaudida por los sucesivos ediles desde antaño, (de los que se desconoce si han montado alguna vez en su vida, la bicicleta se sobreentiende, con perdón), simplemente en trayectos cortos, digamos Legazpi-Atocha o Glorieta de Cádiz-Martínez Ladreda y para no exagerar pendientes Colon-Plaza de Castilla; ha sido tan colosal, que te puedes encontrar hasta señoras o señoritas ataviadas correctamente para ir al trabajo en bicicleta. 

Eso sí, con faldas y a lo loco. Es decir, modelos sueltos, largos, a la moda, como Dios manda, pero susceptibles de enrollarse en la cadena, los pedales o los radios de la burra mecánica. Estupendo, ideal, mayestático, sublime. Ya somos casi como los/as de Amsterdam. Quién no ha visto a los tulipaneros en sus afanes ciclistas en una ciudad plana como la suya.

Aunque en algunos casos, (comprobado, y sin perdón), hay propias tan especiales en bici que desconocen u olvidan que la rueda no es de goma maciza, que podría serlo en toda su circunferencia, que tienen una cubierta que protege una cámara que va por dentro con aire a presión, y que a veces pinchan, con lo cual la excursión al trabajo contribuyendo al bla, bla, bla, se va a tomar por el orto con el consiguiente pinchazo y el lío subsiguiente convertido como mal menor en problema.

Sobre todo, porque si tratas de ayudar como hacen casi todos los “profesionales” te encuentras con que ni hay repuesto, ni en el caso que lo haya los demontadores no existen, ni la bomba cuando la hay funciona cuando tiene que funcionar o no es compatible con la válvula, que como no es sabido las hay de diferentes grosores y tamaños. Viva la ecología. Y ahora qué, pues un taxi y un/a ciclisto/a perdido/a para la causa que esto es un enredo y déjenme de historias.

Y por último, para no alargar más el tema, está el gili velocipedista. Este es un gilipollas integral, normalmente pasado de años (o que no llega a ellos), puede ir en bici como se apunta, patinete o tabla de surf con ruedas, canosos o sin canas, pasados de kilos o flacos, pero siempre pasados de estulticia, que va avasallando por la acera.

A este le viene grande el carril bici, la calzada, las normas y su puta madre, total como a la pasma ni está ni se la espera, ancha es Castilla. Estos idiotas, con mucho son los más peligrosos, sobre todo para la tercera, segunda y primera edad.

¿Qué hacer con estos? Bien, si es vd., de la tercera edad no debe utilizar en ningún caso la cachaba a modo de defensa personal y a la que pasa darle al estulto en la jeta con ella, ni procurar metérsela entre las piernas. Eso nunca. Por favor.No. Si es vd., joven y le molesta uno, prívese y no se le ocurra empujarles y cuando estén en el suelo, soplarle una buena hostia, aunque ésta sea pedagógica. No. Nunca. Avise a la policía municipal, con suerte, igual ni viene.

¡Ah¡, cualquier día apuntamos algo sobre los tipos de ciclistas “pros”, los conductores y sobre sus relaciones institucionales. También maravillosas dado el personal que nutre en ocasiones ambos colectivos. Al tiempo.

 

 

 

Published in: on agosto 28, 2014 at 11:07  Dejar un comentario  

El aita.

Cualquiera que visite el País Vasco, “Ven y cuéntalo” se percatará de inmediato que cuando un chaval se dirige a su progenitor le llama aita, mientras que la madre es amatxu, ama, o amak. Indiscutíblemente, el cambio semántico papa-aita, mama-ama, es un avance extraordinario del proceso de euskaldunización que llevan a cabo los barandas del territorio.

Al cambio anterior hay que unir el consabido agur, para referirse al adiós maketo tradicional, y el dúo bai-ez, para el si-no de toda la vida. Para el observador foráneo son estas cuatro palabras, posiblemente, las más utilizadas en la calle junto con una quinta, bueno, voz castellana por excelencia asimilada por el euskera, que sirve de introducción y muletilla para cualquier respuesta a pregunta de frontón o de regata de traineras en la ETB. Algo que los ortodoxos barandillas del batua deben solucionar de inmediato para evitar la contaminación lingüística.

Pero como no se trata aquí de hacer una encuesta sobre el porcentaje de dominio del léxico local, sino sobre otras cosas derivadas de su uso, nos centraremos en esta ocasión en el aita como fenómeno estival.

Conocido es el poder matriarcal en Euskadi sur. Es de suponer que también en Iparralde o Ipar Euskal Herria, ocurra lo mismo. Por eso, a la matriarca, si acaso, se la cita aquí de soslayo pero en su plena dimensión costera.

En estas fechas de solaz disfrute de playa y montaña es habitual ver a los aitas y a las amas acompañados por la prole aparecer por los arenales o por las campas del terruño llamando la atención, normalmente a voces.  Pero sobre todo sorprenden los aitas. Hay aitas de todos los tipos. Es de suponer que el lector tendrá el aita suyo propio.

Hay un aita taxista, (giradiaren), aita joven, en chanclas, tatuado en casi toda la superficie de su piel hasta la muñeca de la mano con tigres, calaveras, reptiles varios, figuras maoríes, vírgenes de santoral y no tan vírgenes. Con anillos varios en las orejas, cuán pirata a punto de desembarcar en Tortuga. Tatuajes lejos todos del legionario “Amor de madre” tan antiguo y demodé como fascistoide osoa, (completo).

Aspecto normal tirando a colorado casi ojo de perdiz, alguno carifosco, sin duda por el esfuerzo. Harto de buscar sitio, sobre todo en aquellas hordartzas, (playas) donde el puto alcalde local ha llenado de OTA reguladora, con pintadas de colorines admonitorios el suelo de los pocos espacios de aparcamiento que hay en el entorno, con el único fin de  sacar la pasta al primo que no pase por la máquina expendedora de tickets, máquina eso sí, que funciona con energía solar como corresponde a un país ecológico que se precie,

Después de un tiempo buscando sitio y tras encontrar uno, por fin, aparentemente, piensa que puede tenderse a la bartola sobre las doradas arenas del lugar. Al menos eso es lo que se cree él. Mientras, la ama se concentra intensamente en liberar de sus correas al menor del asiento adaptado para su transporte del vehículo, nuestro aita se dispone, sin saberlo, a metamorfosearse en el aita serpha, (literal español-vasco, vasco español).

El aita serpha, es un aita normal, es decir el anterior, con bañador al uso, modernista floreado como a su mujer le gusta, con la lorza (lorza) adiposa sobre la goma de la cinturilla que lo ciñe perimetralmente, pero se le distingue porque es el porteador de la carga al estilo de los que ayudan a los himalayistas a subir al Everest, el K-2, o cualquiera de los ochomiles del planeta.

Porta, como es obligación de los porteadores, bajo el sobaco derecho la sombrilla, en el izquierdo quizás otra para la lege ama, es decir la suegra en el maketo al uso, que también es oportuna con apuntarse a la fiesta, (con lo bien que estaría en su casa, joder); la nevera, responsable del mantenimiento de los potitos, de la ensaladilla rusa, los filetes empanados, la tortilla española y el melón, que ha preparado precisamente con amor abnegado la susodicha mama de la ama. Ah, y sus cervezas, por aquello de la precisa hidratación matutina-vespertina.

En la mano izquierda lleva un cazamariposas o un atrapacangrejos o como diantres se llamen, a veces dos, tres o cuatro, depende del número de la prole, cada uno el suyo para que no haya peleas fraternas; cubos, palas, rastrillos, y demás aderezos infantiles para la jornada.

A la espalda, a modo de porta flechas apaches, una funda con hierros varios, vientos, martillo de goma, saquitos para meter arena que sirvan de contrapeso y el consabido soporte sombrillero para atravesar la arena a rosca, como debe ser, y no se vuele la sombrilla, que se vuela a pesar de la rosca y de su puta madre para joder a los incautos de los alrededores. En fin con toda la parafernalia playera que permita la felicidad extrema en días de bonanza meteorológica.

Cuando los ves venir, se reconocen siempre; ya sea en la distancia larga, la media y por supuesto la corta, porque ineludiblemente el hijo p… del aita, (motherfucker) con perdón, y toda su jarka, acaba por instalarse a tu lado. Siempre a tu lado, no vaya a ser que corra el aire y te constipes. Peor aún si hay confabulación de aitas para pasar la jornada playera.

Haya poca o mucha playa, ya saben aquello de las mareas que suben y bajan cíclicamente, algunos no por supuesto, lo hará a tu lado, en una prueba más de la irrefutable ley de Murphy, que dice que: si hay espacio suficiente en un lugar, del orden de una ha, (hektareako), equivalente a 10000 metros cuadrados,  a babor, estribor, a proa o a popa, el aita gilipollas (douchebag), acaba a tu lado, para amenizarte el día.

Sí, sí el día te lo amenizan, porque también llevan pickup, con los Txunguitos, Azukar Moreno, o Camela. ¡Ah¡, pensaban que llevaban música autóctona de Oskorri, Kepa Junkera, o la más heavy de la extinta Polla Record y otros, no, se equivocan. Llevan a esos. Y lo mismo da aquello de que los dieciséis apellidos sean vascos, que lo sean tres, dos o ninguno.

Después el aita serpha en su metamorfosis se convierte en aita estibador,(stevedore), aita constructor, (eraikitzaile), aita arquitecto, (arkitektoa), algunos montan tenderetes tipo jaima morunas con porche alfombrado y todo para disfrute de la tribu en un arenal, afortunadamente no desértico, de momento.

Y al final, después de más de una hora enfrascadísimo/s en las labores propias de su sexo, cuando piensas que ya va a parar su trabajo, porque sudando estás tú de verlo y el resto de la playa observando en su afán, es cuando empieza el verdadero quehacer.

La ama, que ha estado tocándose la mandolina observando los modelos de bikinis, trikinis y bañadores de la mayoría de cetáceas que la rodean, algunas dejando al tueste sus ubres mayestáticas, impidiendo así ver el contraste de conjunto de las dos piezas textiles, empieza a tocar los huevos, los del aita, por supuesto, y del resto de los mortales, con aquello de aita ven aquí que te tengo que dar crema que te vas a abrasar.

Manolo; porque todavía quedan aitas manolos, (en parte ahora ya sustituidos por los jonatan de antaño que ya han crecido y se reproducen con fruición); que le infles la barca a los niños. Barcas que tienen más agujeros que los gruyeres para introducir el inflador de los cojones. Y ahí tienes al aita eólico (elico), dale que te pego al inflador, puaf va puaf viene, hasta conseguir una barcaza como Dios manda, que ya quisieran para ellos los pobres que se aventuran en el Estrecho en busca de sus expectativas en el paraíso.

En algunos momentos el aita inflador, (inflator), resopla doblado como está sobre su cintura, como búfalo acosado por los leones y a punto de quedar como una escuadra por culpa del jodido lumbago para todo el día, o de la angina de pecho auricular, aún peor.

Cuando por fin termina, Eureka aita has cumplido como un txapeldum, (campeón), no, mentira, todavía falta el aita explorador, (browser). Aita vamos a las rocas, aita vamos a por cangrejos. Después se solicita al aita camarero, (tal cual), aita quiero un helado, dice la tercera. Coño ama, no te encargabas tú de los helados.

El Aita pelotari, (pilotari), aita jugamos a palas, el aita futbolero, (futbolari), aita tírame unos tiros que soy Iraizoz. Y ahí está el figura cojeando camino de CR7, que no es lo que vd piensa, sino la Cruz Roja, puesto 7 para que le arreglen el traumatismo del primer metatarsiano del gordo atribulado por un plantillazo inoportuno, de roja directa, de la arena en defensa de su área.

Aita, aita, aita…Aita de seguridad, (segurtasun zaindari), cuida del pequeño que me voy a dar un baño. Aita que no se salga Arcaitz de la toalla, ni la neska Anne de la sombrilla, cuida que Nagore no se quite el gorro.

Aita enfermero, (erizain), Ayuda a mi madre a levantarse de la silla cada cinco minutos que ya sabes que se le duermen las piernas y no hemos traído el sintrón, y ni se te ocurra beber cerveza que no te miras al espejo la barriga que tienes. Después te espero en la orilla cariño y nos damos un baño. Y una mierda piensa el aita revolucionario, (iraultzaile).

La rebelión hipotética de los aitas, (es de suponer que no, por aquello del matriarcado, recuerden… aitas firmes, ar) y de los sufridores de los aitas, (Posiblemente cierta) está en marcha. Cuidadín que puede explotar la tercera mundial y además en casa. Hito histórico.

Published in: on agosto 14, 2014 at 16:06  Dejar un comentario  

El Risitas y sus Palmeros.

Creo recordar que allá por Al-Andalus, hay un periodista con estilo muy peculiar, tan provocador como inteligente, Jesús Quintero se llama, de pregunta certera, algo larga en el tiempo como calada profunda que estructura el pensamiento. Parsimonioso, lento cuan perezoso aburrido, que habitualemente sacaba para animar o despertar el cotarro personajes extraídos de la calle, filósofos cínicos de baratillo y plata, que atendían a apelativos tan populares como Peíto, el Cuñao y el Risitas que divertían al personal con sus chanzas sin peligro.
Resulta que como la emulación es un deporte nacional, aquellos histriones crearon escuela. Ya no hay Peítos, pero si hay Risitas, Risitas II, y Cuñaos, con menos gracia y mucho más peligrosos.
De forma que el Sr Quintero, si quiere reeditar sus programas y para calentar de nuevo los platós sumidos en la penumbra no tiene más que hacer un escrito suplicando a la Excelentísima Sra Jueza Alaya la puesta en libertad del Risitas II.
Haciendo un inciso, parece penoso que a tan Excelentísima Sra Jueza no la podamos titular con algo de mayor fuste que el vulgar excelentísima que sin duda se le queda corto para los méritos que con la ciudadanía está contrayendo, y a pesar de las miserias de otros puñeteros (de puñetas en bocamanga a modo de cocas marineras hasta el codo, no vayan a pensar mal), presidentes de no se sabe que cosa, a los que evidentemente estorba. Cuídese Sra Jueza.
Algo así como Reina o al menos Princesa de las Leyes se entiende, queda algo hortera pero se lo merece ya que es la única capaz, contra viento y marea, de intentar poner en orden los escándalos sureños, donde los reyezuelos de la Taifa única o Señores del Sur todavía campean a sus anchas. Monumento para tan ilustre Jueza, Ya.
Volvamos al tema, ¿Quién es el Risitas II? Parece que el fulano es, presuntamente siempre, un fantoche ex ugetista, que no se conformaba con pertenecer al Consejo de Administración de cualquier Caja de Ahorros local para hacer eso, caja sindical, como hacen otros por la piel de toro.
Se comenta, que al parecer y siempre presuntamente defendía a los trabajadores desde oficinas móviles, ora en barcos en tránsito por el Nilo, ora en el Sheraton de Sanghai, ora en despachos volantes de los inigualables bares sevillanos de rebujito y fino con tiza para apuntar las tapas. Una de gambas “pa el Sr.”. Todo gratis total.
Las malas lenguas opinan que semejante trabajador, un auténtico “self-man” hecho a si mismo sin saber nada de Rinconete y Cortadillo, ni falta que hace, caballero del Parque de Maria Luisa, conseguidor de imposibles para transformarlos en posibles, sus posibles. Tenía pasta, parné, guita, millonarios “como para asar una vaca”.
Esto no son las malas lenguas viperinas de los mentideros sevillanos, es la opinión de su querida mamá. Se sobreentiende que el asado vacuno que cocinara la doña del ex sindicalista no sería de una herbívora sin pedigrí, cuando menos la vaca sería una nuñezcuvillo o cualquiera otra que pastara en Zaheriche. Será por pasta de su nene. Y lo haría en una pira de fajos de quinientos no vamos a andar con miserias de cinco dhragis verderones, de los nuevos. Amor de madre, ya se sabe que madre no hay más que una y trincones por todas partes.
El progenitor del Risitas II, digamos Risitas senior, dicen que también colaboraba con chascarrillos jacarandosos ante los agentes en vías de investigación, del porte de “aquí hay mucho dinero pero no lo vais a encontrar”. Vaya fauna la del colchón. No contaron con el olfato del perro y del de los agentes.
Al Risitas II, tan seguro de sí, parece que hasta ahora se la traía al pairo ir escoltado por los beneméritos, quizás pensaba que tenía las espaldas cubiertas pero no por el verde del uniforme civilesco. Él se cachondea de los custodios, unos pobres pringaos que no ganan ni para asar un espetón de sardinas de Mercasevilla, que con toda seguridad el risueño conoce a la perfección en todo su organigrama. Él y la madre que lo parió se ríe de todo y de todos nosotros que encima tenemos que verle su abominable cara en los telediarios cada dos por tres gracias al afán de las televisiones, las cuales deberían poner exclusivamente la foto de frente y la de perfil.
Pero mira por donde la admirable Jueza, con mayúsculas, y a pesar de los comentarios peyorativos de su repugnante baranda, al que el señor ministro de la cosa aún no ha cesado, vaya por Dios, le ha puesto de fianza un montón millones de euros, ¡Ole una Jueza con arte¡ y a lo mejor se le tuerce la boquita o el morro y ya no le hace tanta gracia y en vez de Risitas II se convierte en Tristón I, cosa que desean todos los andaluces a los que han aligerado la faltriquera. Presuntamente. A él, a su mujer, a su cuñao, y a unos cuantos más de la “troupe”, así hasta casi mil quinientos milloncejos, de euros se sobreentiende, etc. ¿Qué haría España sin cuñaos?
Entre las fianzas de todos estos golfos, la incautación y subasta de todos sus bienes, bien se puede dar de comer a unos cuantos niños andaluces de esos que se pasan, pobrecitos, con una comida al día.
Ríe, Risitas II, Ríe no te preocupes que ahora tienes pagada la manutención y el vis a vis, esperemos que unos cuantos siglos, con oficina no en el Nilo, ni en Shangai, pero pagada y garantizada. Y si es posible canta, porque no se entiende que haya tanta risa y tan poco palmeros en la fiesta que tenéis organizada allá abajo.
Uno riendo, y los otros, los que mandan, sin enterarse de nada, al menos eso dicen ellos, otra cosa es que nos lo creamos. Han volado no se sabe cuantos miles de millones en sus narices y oigan ellos no se enteran de nada, seguramente porque estaban riendo las gracias del Risitas II. Competencia política se llama la figura.
En cualquier caso, suponiendo que sea verdad que no se enteraron de nada de lo que pasaba en Andalucía, ¿Qué hacen los andaluces para no poner al menos en la puta calle a tanto incompetente suelto? Que trabajen, joder, que trabajen, que pasan de la cuna al ERE sin dar un palo al agua. Al agua, ojo, al agua.

Published in: on junio 10, 2013 at 10:45  Dejar un comentario  

Casco.

De un tiempo a esta parte se está produciendo un debate público sobre la necesidad de que los ciclistas cada vez en mayor número por las calles utilicen o no casco en su circulación por las vías urbanas.
Desde la D.G.T., Dirección General de Tráfico, se propone, acertadamente en nuestra opinión, la conveniencia de utilizar esta protección con el único fin de reducir los riesgos y las graves secuelas que las caídas ocasionan. Y, como no podría ser de otra forma, el debate está servido.
Existen voces que siendo teóricamente autorizadas, paradójicamente están en contra. Incluso de ex profesionales de las dos ruedas. Cosa tan curiosa como extraña. Si la explicación se lleva a la comisión correspondiente del Parlamento, (Si no quiere que se progrese en nada haga una comisión, decía un castizo); no habrá parlamentarios que se opongan con argumentos y chascarrillos tan absurdos como rebuscados, sobre todo, si no es su grupo parlamentario el autor de la idea.
Hay locutores de radio, con programas de audiencia y acceso diario a la gente que también se niegan al uso del casco y en su derecho así lo difunden desde las plataformas de opinión, por lo que, dado el carácter del oyente, no es raro que una buena parte de la población se alinee en contra de la sugerencia, por lo que la Excelentísima Sra de la cosa de la Seguridad Vial es más que probable que se columpie en su proposición.
Por otro lado, cualquiera que monte en bicicleta con asiduidad; sabe que tarde o temprano a pesar de tener teóricamente controlados todos los parámetros de seguridad personal comprueba la dureza del suelo, y además, mientras se cae hasta da tiempo de pensar en la zona donde te vas a hacer daño, así que el rasponazo profundo en la cadera, la erosión del brazo, codo y hombro no te la quita nadie.
Eso en el mejor de los casos; que en los peores la rotura de cadera, clavícula, escafoides o brazo entero tienen altas probabilidades de cumplirse. Y tanto en unos como en otros casos la cabeza siempre, o se queda a milímetros del suelo si la suerte está de tu parte o impacta directamente contra él. ¿Se necesitaría entonces el casco? O mejor lo lamentamos después.
Argumentar como hacen algunos que este tipo de imposiciones desde la administración atentan contra la libertad individual, como se oye por ahí, parece que es mezclar las churras con las merinas, pero ya se sabe en este país la libertad la entendemos como el hacer lo que nos salga directamente de las gónadas.
A muchos nos parece perfecto que cada cual se juegue el pellejo como le plazca, eso sí sin salpicar a ser posible. Porque después en caso que la propuesta fatal no se cumpla, la estancia en el Instituto Parapléjicos de Toledo o de cualquier otro sitio por el estilo nos va a costa de todos, por no prevenir con una mínima protección en la testa.
Sería interesante que los opositores al uso del casco y la Excelentísima D.G.T dedicaran una parte de su tiempo a un trabajo de observación sencillo y escasamente cansado como el que les recomiendo encarecidamente. Cojan una silla, de tijera o la más cómoda incluso un sillón orejero mullido, y por ejemplo en el Paseo del Prado de Madrid, la Alameda de Sevilla o el Acueducto de Segovia si les place y se pongan a contemplar el paisaje donde sin duda se integrarán de inmediato los ciclistas. ¿Adivinen qué verán?
Verán artistas de las dos ruedas circulando por las aceras a velocidad más que lo que la prudencia aconseja, sin casco, no lo necesitan, para qué. En su eslalon sorteando peatones; (a los que obligarán a ponerse el casco a no tardar por andar sueltos por las aceras); acabarán atropellando y cayendo encima de alguno, siempre en blando. Otros, ciclistas con manifiesta querencia a las tablas, circulan sin casco pegaditos a las paredes para empotrarse con porteros y vecinos despistados en su osadía que salen a depositar la basura sin protección. Menuda irregularidad. Sr Ministro del Interior debe hacer algo.
También verán una nueva especie, los del PCE, que no es como pudiera parecer ningún partido político, son los Padres Ciclo Ecologistas. Los hay machos y hembras. Presumen de utilizar un transporte que no contamina. No llevan casco porque están contra las medidas represoras que coartan la libertad, y además educan a sus hijos en valores a través de la emulación pedagógica.
El problema reside en que estos idiotas con master en estulticia “cum laude” suelen ir por la calzada, con aire de superioridad sobre el resto de los vehículos a motor haciendo honor a su idiocia y con trasportín infantil para niño eso sí con casco de Pocoyo con el que juegan a la ruleta rusa entre el tráfico de las grandes ciudades.
Parece que para parar estas irresponsabilidad ni los que deben intervienen de uniforme ni los otros, los comisionados, ni los de las ondas herzcianas lo cantan. ¡Pais¡

Published in: on junio 8, 2013 at 17:43  Dejar un comentario  
Tags: , ,

De tirillas y zambombos.

He de confesar que hacía más de veinticinco años que no iba a la Feria del Libro. Suponía entonces y sigo creyendo ahora que, mí presupuesto en cultura de todo tipo, cinematográfica, de conciertos, teatro, suscripción a revistas y compra libros a lo largo del año, estaba más que justificado para no tener que asistir de visitante esporádico al paseíllo que supone la feria una vez al año.

Me echaron de ella la tipología de individuos que aparecían por allí con intereses de lo más curiosos. Que si estudiantes a hacerse con folletos que no adiviné nunca cual podría ser el interés en coleccionarlos, salvo el postrer archivo en la “p” mayúscula de papelera en cuanto vieran su inutilidad práctica.

Que si jubilados ociosos al sol o más bien de lluvia, sabiendo que es tradicional la apertura de los cielos en cuanto aparece por allí la Reina para la inauguración oficial. Estos en buena parte a la búsqueda de bolsas. Antes se regalaban, desconozco con que fin, ahora con esto del reciclaje se cobran.

Los que pretendían conseguir cualquier fetiche, ya sea llavero, un separador ilustrado, de tela, o el bolígrafo editorial grabado.

Me echó la progresía al uso en busca de los tochos infumables de moda, sobre la participación de la mujer miliciana en la guerra civil; sobre la cuestión de género a ser posible neutro, sobre la revolución verde en el mundo árabe o el socialismo en Cuba como modelo de desarrollo social.

Me largué por no ver los nostálgicos de siempre en continua añoranza tiempos pasados, que siempre fueron mejores. Para ellos. No volví por los malabaristas, titiriteros, patinadores, paseadores de perros, transeúntes en bicicletas.

No me verán junto con los cantamañanas que compran libros al kilo a juego con las estanterías de casa. Uniformes de tamaño y forma. Por supuesto firmados por el escritor de moda que habitualmente no coincide con el de siempre, para eso han hecho una cola de decenas de minutos cuando no son horas.

En fin, toda una fauna variopinta que personalmente antes y ahora me parecía que se movían de acuerdo con mi propio devenir por la Feria, es decir siguiendo el mismo algoritmo, aún por descubrir, capaz de predecir el movimiento de las palomas en su afán de picotear el grano. Lo que es lo mismo que decir, que si tú ojeabas un libro la masa amorfa pretendía hacer lo mismo, en el mismo sitio y a ser posible con el mismo libro. Vds. me entienden sin la menor duda.

Hoy he vuelto a la Feria. Raro que rompa este tipo de decisión, pero que le vamos a hacer. Manteniendo las distancias. Observando. Evitando el roce. Porque vds., no saben pero si se paran en la acera, aunque sea en el bordillo, de diez que pasen por ella, al menos siete tropiezan contigo o al menos te rozan. Ya decía la canción en el roce está el cariño o algo así, y hay mucha necesidad.

Paré frente a una caseta donde firmaba su obra un chaval joven que parecía conocido por el discreto grupo que se arremolina en su torno. En estas que pasa uno y comenta a su reata, (mujer, vástagos de ambos sexos, pobrecitos, la suegra, la hermana de alguno y el cuñado de tatuaje y gimnasio: – Mira Juana, a ahí firma un tirillas- .

Un tipo nuevo, me dije, por añadir a la gama de imbéciles que aparecen por la feria. El buscador de escritores no tirillas. Un neo espécimen por descubrir, al menos por mí.

La verdad es que después de mirarle con el más absoluto desprecio, me volví por no darle una hostia soberana, que sin duda se merecía el patán. ¿Se verá él en el espejo?

Porque el zambombo precisamente no era un dije que digamos. Bajo de agujas, zancudo, estrecho de sienes, posiblemente carifosco en su juventud, ahora pelón, sin cuello, más barrigón que hondo, poco morrillo y sin culata. Vamos sin trapío como para dejarse ver por la feria con comentarios de esa guisa.  Seguramente encontraría alguno y alguna de su agrado,  tal y como anunciaban los altavoces de radio feria. Entiendo que el zambombo pasaba por allí con toda la recua. Accidentalmente. Tomando el sol. Y que por supuesto no leerá ni esto ni nada que supongan más de tres palabras seguidas. Él es de verbo fácil, elocuente, de esos de “arbitro hijo puta…”. Pura poesía.

Así que gracias tirillas, sigue entrenando maratones para poner a los zambombos cerveceros en su sitio. Sigue trabajando, sigue escribiendo con sentimiento en temas como el elegido en tu primer libro o en otros nuevos que te apetezcan. Seguirás triunfando y haciéndome volver a la Feria del Libro. Gracias hijo. 

Published in: on junio 2, 2013 at 17:00  Dejar un comentario  

Copa del Mundo de la Corrupción. Spain 2013.

El fútbol en este país ha sido utilizado como el clásico “pan y circo” romano. Aquí para eliminar la poca crítica que aún queda en la sociedad y para idiotizarla definitivamente. Dada la afición a este deporte y para regocijo del pueblo bien podría organizarse un torneo entre las selecciones de presuntos corruptos de los principales partidos políticos, para dirimir cual de ellas se erige con la Copa del Mundo de la Corrupción.

Confeccionar las alineaciones sería sencillo. No habría que recurrir a los grandes de antaño habiendo hogaño más que suficientes donde elegir. No hay que pensar en Mister X, ni al famoso Mienmano, mucho menos de Roldanes, …Hoy también sobran.

El Partido Popular podría alinear entre muchos presuntos los siguientes: Baltar en la portería, del Diputación F.C de Orense, al parecer un samaritano peculiar y vocacional, capaz, siempre presuntamente, de enchufar a más de 8000 individuos/as a la ubre autonómica, eso es una lista, ríanse de la de Schidler. Gran portero. Imbatido.

En el lado derecho de la defensa, con el número 2 titular, el mismo que lucía en la jerarquía del Alcaldía de Madrid S.A.D, Villanueva, presunto aguerrido defensor de trincones de medio pelo como los gestores de la fiesta del Madrid Arena de tristísimo final. De central derecho, el ínclito González, del Rapid Comunidad, presuntamente liado en la maraña comunitaria marbello-matritense y del estado de Delaware en USA por una jueza malagueña empeñada en aclarar el origen de una segunda residencia del susodicho, mire vd. que osadía. No se explica como un delawariano de The land of free-tax shoping, se puede desprender de un piso en Marbella con el frío que hace allí cuando hace frío. De central izquierdo Currás, del Botafumeiro U.C, de Santiago de Compostela donde llegó a corregidor, enredado presuntamente en el caso Pokemom.

En la línea media, contaría con Soriano, presunto del Mercurio United, un correcaminos defensivo para jugar un 4-4-2 agresivo, necesario en la banda; Fdez de Moya, del Rayo Oleico, alcalde jienense, que reparte juego y presuntos millones en tranvías innecesarios. Martínez, del Fitur City; y Correa, el bigotes, poderoso medio centro ofensivo, presunto peligro para las arcas públicas como privadas. Sin olvidar a Viejo, del Old Boys suizo, repescado para la causa, presunto admirador de Evasión o Victoria, o de las dos. Peligroso en el uno contra uno.

Y en la delantera, Mato, del Racing Bobadilla, extraordinaria en el dribling, capaz regatear a los duros defensas rivales que la acusan presuntamente de admitir sobornos con neopijadas del tipo de: ósea no, no sé, no bajo a sótanos, ni me gustan los gatos grandes tipo jaguar, son ordinarios, donde esté la victoria de Samotracia de Rolls que se quiten los gatos.

Y como estilete mayor, el cabrón del área, (al menos eso dicen sus conocidos), Bárcenas, un esteta retropijo, luce ternos de brillantina y champán-oro viejo en los paseíllos por Baqueira cinco estrellas, terror de propios y extraños, máximo goleador europeo en el último mes. Luciría el 22 por decisión propia.

De entrenador tienen a Dº Tancredo López Bis, también llamado Mariano el Corto, Nosabenocontesta, o el Plasma, entre otros apelativos. Cuando habla, (es un decir), sólo lo hace a través de las ondas y en gallego. Incapaz de cumplir una sola de sus promesas, hace lo que dice que no haría nunca, y mucho más; únicamente hay que llamarle para que no acuda a rescate alguno, ni denuncia, ni apela, ni nada, un cantamañanas típico. Maneja la táctica como nadie, sobre todo en pasivo, puro amarrategui de la escuela clementina, por eso se le ha escapado la mitad de su electorado en un año.

La secretaría técnica del equipo y sus ojeadores en la periferia comentan que están interesados en hablar con el intermediario Pujol, el Joda de la Diagonal, o Dº Jordi, para ver la intencionalidad de sus futuros traspasos, en concreto los de su hijo Olegario, un media punta polaco de Pedralves, empadronado en Guersney al igual que su hermano Oriol el alpinista, llamado así por lo bien que trepa en las montañas convergentes del Pirineo, caso de Monserrat, atención frailucos no vaya a montar una ITV en el monasterio, o en el Aneto, así como a Arturo, apodado el Velas, por lo iluminado de sus propuestas y Pallerols, coparticipado en la ficha por el “noi” del Palace. Una cuidada cantera con la que los peperos podrían colaborar en el futuro inmediato para reducir el tanteador de las corruptelas con la selección PSOE, al parecer favorable a esta última por 264 a 200. Tajo tienen unos para acortar otros para incrementarla.

Por parte socialista, la alineación estaría formada por Blanco, del Campeón Maravillas F.C, apodado el gasolinero, por sus presuntos negocios en el ramo, un portero ajado y en decadencia, por lo que sería previsible la reducción del tanteador en contra del PP según las casas de apuestas.

En la derecha, Amy Martin, del Psicofonía Racing Club, una junta letras ex directora de la Ñ cuya labor, al parecer, mejor remunerada que sustancial en sus escritos, gorgoritos y “films grounge new age”. Pasa desapercibida salvo para hacer caja, ágil, etérea, invisible. Creativa. En el centro por la derecha, con perdón, Mulas, del Thought Rovers, un defensa constituido en ideólogo del equipo, más estético que ético, rápido en el cruce, capaz de dar mucho juego a la cartera propia a costa de la impropia. Escribe de corrupción. Cosas de la paradoja. Puro sarcasmo. En el centro izquierda, De Lara, del Ciudadrealeño Mancha F.C, exquisito en la música de ataque pero con mal olfato para la defensa, forma un tandem perfecto con Sánchez en el lateral izquierdo de su mismo equipo alcalde de Los Llanos del Caudillo y taxista al uso. Pone la nariz que le falta al otro. Del morro no se dice nada.

En el medio centro, se pueden alinear Curbelo, del Canary Island, ex senador conocido de la bofia en las saunas de Azca, presuntamente trajinando en la cosa del cabildeo gomero, donde se silva mucho, normalmente a favor. Reyes, del Gades Chipiona, benefactora de amigos a costa de los demás, presuntamente contrató a dedo a más de 300 para la defensa de sus Termópilas; Fdz Vara del Méridadejo, ex secretario de la Cosa suya, de regate corto y subvención larga presuntamente; y Diego, del Maimona Racing Club, presunta prevaricadora sin duda.

Para la delantera hay una “pleyade” de candidatos que hacen difícil destacar a uno, todos agrupados para su posible alineación en el colectivo ERE, (Emporio de Rematadores Elegidos), mayoritariamente andaluces, capaz de suministrar cazagoles a espuertas, a ser posibles llenas.

El entrenador de estos, poco experto en técnica al decir del vulgo, normalmente plantea los partidos sucios, marrulleros, trabados, confusos; sin embargo en ellos sobresale la estrategia, de la que es un maestro. Muchos años en la banda da para mucho, siempre en la sombra, dicen que cuando su equipo marca no grita ¡¡¡¡Gol!!!, como todo el mundo, sino ¡¡¡Gaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaal!!! Raro, ¿no? Puro subconsciente. Su aspecto no es de fiar, desaliñado fingido marca de la casa pero sin pana, sobre todo en presencia de Tv, tiene tendencia a dar clases de ética. En definitiva parece más un faisán desplumado que entrenador válido.

Para el arbitraje se podría proponer al ex duque em…palma…do, siempre que se haya desprendido el empalme dado que al partido pueden ir niños, incluso los suyos de los que no se separa últimamente.

En fin, que el fútbol seguirá guiando nuestros pasos en el futuro inmediato. Con Don Plasma a los suyo, El faraón justiciero a sus cosas, los indultos. El de interior de ejercicios malabares o espirituales ante la avalancha de chanchullos,. El hacendado en sus haciendas, pidiendo a los pobres para dárselo a los ricos, en plan Robin de Sherwood inverso….

¿Y, qué hacemos con todos estos? Como dice un amigo, “todos estos que se vayan a m……. a Parla”. Cuanto antes.

Published in: on febrero 5, 2013 at 17:50  Dejar un comentario  
Tags: , ,